Tírvia, cruce de caminos

Situado en una atalaya elevada, el pueblo de Tírvia se convierte en un lugar estratégico y en un mirador excepcional desde el que contemplar el entorno natural. Se encuentra en el punto de unión de tres de los grandes valles del Pallars Sobirà: el valle de Cardós, la Vall Ferrera y la coma de Burg. La tranquilidad que se respira por las calles del pueblo encaja perfectamente con la belleza de los paisajes que le rodean.

El espectacular campanario de la iglesia de la Virgen de la Piedad sobresale por encima de los tejados de las casas que forman el pueblo. Las arcadas de las calles, la autenticidad de la plaza mayor, la arquitectura tradicional de las casas y la cultural tradicional hacen de Tírvia un lugar único y especial.

¿Te lo perderás?