El Pallars Sobirà, un lugar donde la historia está presente

Los primeros habitantes del Pallars Sobirà se remontan a la prehistoria. Pese a su presencia en aquella época tan lejana, su legado sigue presente en forma de dólmenes y monumentos megalíticos que evocan los orígenes más antiguos del territorio.

Pero la época más gloriosa del Pallars fue el período de quinientos años del condado del Pallars, el más antiguo de todos los condados catalanes. Fundada en el año 920, la casa condal del Pallars se derrumbó en el año 1487 al caer el castillo de Valencia de Àneu y terminó el reinado del famoso conde Hug Roger III.

El control del Pallars cayó directamente en manos de la familia Cardona, marquesado que cohabitaba con varios señoríos, pero que en conjunto formaban parte de una estructura real superior que se convirtió en subvicario del Pallars, después Corregiment de Talarn en el siglo XVIII.

Más tarde, en el siglo XX, con la construcción de las centrales hidroeléctricas, se inicia un proceso de modernización de la sociedad tradicional, obstaculizada por la Guerra Civil y la posguerra. Entre los años 1960 y 1980, la comarca vivió una segunda crisis que sumergió el Pallars en una nueva debacle demográfica, con un triste historial de apenas 5.247 habitantes.

Desde la década de 1990, el auge del turismo ha resucitado a la región. Los deportes de aventura, las estaciones de esquí, el ecoturismo y el turismo rural se han convertido en auténticos motores de la economía actual del Pallars, junto a actividades tradicionales como la ganadería y la agricultura.

¡Ven a descubrir la historia que se esconde en los valles del Alt Pirineu!

Newsletter