Unos rincones fascinantes

¿Quieres conocer los rincones más desconocidos y escondidos del Pallars Sobirà? La naturaleza de toda la comarca es singular y ofrece una gran variedad de paisajes. Más allá de las zonas protegidas dentro del parque nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici y el parque natural del Alt Pirineu, hay muchos otros rincones sorprendentes.

El Pallars Sobirà esconde joyas naturales que no te dejarán indiferente: montañas inhóspitas, estanques de agua calmada, valles ganaderos… Ponte las botas de montaña y sale a descubrir todos los regalos de naturaleza del Pallars Sobirà.

Los 5 imprescindibles

La reserva natural de Boumort

¿Aún no has explorado la reserva de Boumort?

El tiempo parece haberse detenido en este paraje seco y escarpado. Entrar en Boumort es entrar en un entorno inhóspito poblado por una abundante fauna salvaje que pasea con libertad por los restos de antiguos pueblos trogloditos que transportan a una época ancestral.

La Argenteria

¿Quieres encontrar una fuente de inspiración en la Argenteria?

En medio del desfiladero de Collegats, se encuentra la Argenteria, una maravillosa pared de roca moldeada por la surgencia de agua, que ha creado formas retorcidas y singulares que han inspirado a artistas como Joan Maragall o Antoni Gaudí. En las épocas más frías, cuando el agua que se desliza por la pared se hiela, se forma un espectáculo de carámbanos de gran belleza.

Pla de Corts y l’Estany de Montcortès

¿Te apetece desconectar en el Pla de Corts?

El Pla de Corts es un entorno de paisajes ondulados a caballo del Pirineo y el Prepirineo custodiado por la silueta de la Geganta Adormida, una montaña legendaria. En este mágico paraje es donde reposan las aguas del lago de Montcortès, que brotan del interior de la tierra, y crean una atmósfera agradable y pausada.

Vall d’Àssua y el Batlliu

¿Quieres andar por un mundo de novela?

La inmensidad del paisaje junto con el verdor de los abundantes pastos han hecho que este lugar se haya convertido desde tiempos inmemoriales en un verdadero paraíso lleno de historias de pastores y de escritores que han encontrado una fuente de inspiración. Recorrer los caminos del valle de Àssua y del Batlliu es transportarse a un entorno de literatura.

Port de la Bonaigua

¿Tienes tu foto panorámica desde la Bonaigua?

El puerto de la Bonaigua, de 2.076 m de altitud, es el único paso entre el Pallars Sobirà y el Vall d’Aran. Es una zona de grandes pastos de alta montaña que en invierno se encuentra permanentemente cubierta de nieve. Es un mirador excelente de las dos vertientes del Pirineo: el atlántico y el mediterráneo, desde donde se puede observar el contraste de paisajes de uno y otro lado.